Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, recibido por ‘Discípulo’—viernes 19 de mayo, 2017

Guía imprescindible para un católico tradicional
24 mayo, 2017
PLAN B: La Caída del Novus Ordo Seclorum
25 mayo, 2017

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, recibido por ‘Discípulo’—viernes 19 de mayo, 2017

Mercedes, Provincia Buenos Aires, Argentina

La restauración de esta humanidad vendrá por medio del Poder de mi Sangre.

Mis amados hijos que vivís en esta tierra, oíd Mi Juicio que Mi Juicio es recto, la Sabiduría de Dios se escondió ante los ojos de los sabios y ahora se da abundantemente a los que son sencillos y puros de corazón.

Tengo sed de amor de todas las almas, esta sed insaciable me obliga a ir en pos de aquellos que han caído de la gracia y se han convertido en esclavos de sus propias pasiones. “El espíritu a la Verdad está dispuesto, más la carne es débil”.

Pensad un poco en el futuro de los países que matan a sus hijos (el aborto), crimen abominable ante Mis ojos.

Mi Padre tiene Misericordia Infinita del pecador cuyo corazón se abate en la tristeza por falta de amor; es precisamente la falta de Mi amor en los corazones humanos lo que hace que se sientan fríos, tibios e insensibles a Mis mensajes.

Pensad en un momento lo que significan Mis Llagas, Mi Sangre y Mi Cruz, Mis Llagas son sanación y liberación, Mi Sangre es purificación de los pecados y protección ante todo el ataque que los 7 espíritus impuros e inmundos que están llevando a muchos de Mis hijos a la desesperanza y a la depresión.

Soldados Míos, levantaos y proclamad, levantad Mi Cruz en alto, porque Mi Cruz es signo de victoria contra las fuerzas obscuras contra el pecado, contra el mundo secularizado, contra el demonio, contra la muerte, contra el infierno.

Los peligros de la condenación acechan por todos los caminos, ancho es el camino que lleva a la perdición y muchos de Mis hijos—por la ignorancia o por la rebeldía—caminan como ciegos, sin ver los peligros que os acechan en derredor.

“El que me ama guardará Mi Palabra”. No os inquietéis, ni perdáis la paz. El justo, el que me agrada, el que cumple Mi Voluntad vivirá por la fe y brillará su luz en la obscuridad.

Oh, amado pueblo de Mi Fiel Remanente, revestíos con la coraza de fe porque la desacralización ha entrado a los tempos buscando un momento y un lugar donde instalarse.

¿Dónde hallaréis los refugios? Ah, sólo en medio de las colinas y los montes. ¡Preparad vuestros corazones! Renunciad a todo lazo que os une con el mundo, porque todo lo que es de este mundo, lo que es vanidad, rebeldía y herejía pasará.

Esta tierra será trastocada, removida, purificada, pero vosotros, antes de que esto suceda recibiréis la gracia y la fortaleza de Mi Espíritu.

Os bendigo con amor. ¡Shalom! IXTUS