Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, recibido por Discípulo—jueves 18 de mayo del 2017

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo— domingo 23 de abril, 2017
10 mayo, 2017
Mensaje de la Santísima Virgen María, recibido por ‘Discípulo’—martes 23 de mayo de 2017
23 mayo, 2017

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, recibido por Discípulo—jueves 18 de mayo del 2017

Lobos, Provincia de Buenos Aires Argentina

“El que es fiel en lo poco, se le confiará aún más.”

 

Mis Promesas para Mis hijos, son válidas, para todo el que cree en Mí.

Mi Misericordia rompe la barrera y el espacio, no hay límite, pues Yo Soy la Omnipotencia Divina y en Mí sólo hay Verdad y Justicia.

Dichosos vosotros los que aún podéis discernir estos tiempos.

Yo Soy Jesús, quien dicto este mensaje a todo este país muy amado por Mi Corazón y muy bendecido por el amor del Corazón puro de Mi Dulce Madre.

Y tú, Discípulo fiel escribe:

Este es el tiempo de la dura prueba que Mi Iglesia tiene que enfrentar con valentía y Fe. El propósito de la renuncia total a todo apego vano que os aleja de Mí cobra gran valor. Mis profetas de estos tiempos os han hablado con la verdad. La misión de ellos es hablar la verdad, derribando los muros de mentira y discordia que tanto hiere el corazón de éste Mi amado país.

Os alerto, os avecina gran ruina moral y de fe si no retomáis el camino de Mi Cruz que es renuncia total y penitencia. Sin fe es imposible agradar a Mi Padre que os da cada día este don maravilloso.

Podrán venir ventiscas y borrascas, tomados y huracanes, tormentas y ciclones, pero la fe autentica se preservará en esta tierra.

Encadenaré la Fe autentica a Mi Corazón Eucarístico, para que los sobrevivientes de esta tierra, al igual que en otras regiones del mundo, vean cumplidas las promesas de Cielo Nuevo y Tierra Nueva.

Este país sufre por falta de amor a Mis promesas que son justas y verdaderas.

Ah… Argentina, último confín de América latina, ¡tus hijos lloran por falta de cariño y amor!

Ruega a Mí nación privilegiada, para que las gracias que Mi Padre han derramado sobre ti, fluyan convirtiendo así para los pobres, los ignorantes y los débiles, en torrentes de Agua Viva que se derramen por doquier.

Duro será, para muchos de Mis hijos aceptar la corrección Divina que viene, es necesario que esta nación sea purificada, cribada en el crisol de la desolación.

Si bien, Dios Mi Padre no tuvo compasión de Sodoma y las demás ciudades, no las perdonó porque el grado más alto de la soberbia fue la desobediencia a Su Santa Ley.

¡¡¡Profetiza hijo Mío Discípulo sobre esta nación y di en Mi Nombre!!!

Si las colinas y montes tuviesen oídos para oír y ojos para ver, le reclamarían a esta nación su obstinada falta de fe.

¡Las leyes contrarias a la misma naturaleza de la vida humana, la sangre clama al Cielo!

Sangre de los mártires de los vientres, sangre de justos que lavan las afrentas de este pueblo.

Aquí Mi Sangre protegerá a todo aquel que persevere en la Fe Auténtica. Yo, Jesús deseo bañar y cubrir continuamente esta nación con Mi Sangre Redentora.

Soplará un viento fuerte y frío del Este.

Aquí están los cimientos del mundo, aquí está la fuerza de la profundidad de la Tierra, aquí, sobre vuestras costas se elevará la espuma del mar y las ondas magnéticas del polo Sur se invertirán hasta el Norte, cuando suceda la cuarta llamarada del sol y se ponga en conjunción en el firmamento.

Ah, amada nación Mía, no abuséis de la Misericordia Divina, lo que es licito a Mis ojos, lo que es grato a Mis ojos cumplidlo ya con hechos, pues la vana palabrería se tornará en silencio cómplice.

Clamad ahora y arrepentíos de corazón, haced todas las obras de misericordia que podáis mientras sea de día.

Y tú Discípulo Mío, come, descansa y bebe sólo agua y dile a este país que Mi Corazón está sediento de oír palabras de agradecimiento, de súplica y de verdadera contrición. Vuelve pueblo Mío tus ojos a Mí que Soy tu Salvador.

IXTUS