Mensaje de nuestro Señor Jesucristo 24 de junio del 2016

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO a ‘Discípulo’ el 20 de junio del 2016
20 junio, 2016
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A LA HUMANIDAD recibido por “El Discípulo”—27 de junio del 2016
27 junio, 2016

Mensaje de nuestro Señor Jesucristo 24 de junio del 2016

Alerta humanidad ¿Por qué tenéis miedo? ¿Es que acaso no tenéis fe? Yo estoy con vosotros, tened paz.

¡Ah, Discípulo!, hoy da inicio, con exactitud, el Año Noveno, según las revelaciones que te he dado. Crean en Mí, en Mi Palabra, en Mi última promesa por cumplir.

Os he dicho: “Vendrá el anticristo”, aquél que se opone a lo divino y sagrado, el seductor que somete a las naciones, alejándolos de Mí, de Mi verdadera Iglesia.

¡Oh humanidad infiel!, os dije: Yo vine en el nombre de Mi Padre a vosotros y vuestros antepasados no me recibieron. Vendrá otro, un falso líder, y a él sí lo recibiréis y con honores.
El que seducirá a las naciones ya está en medio de vosotros, es un lobo rapaz, persona amable y seductora que os engañará.

El día de su declaración como el sumo pastor, como el maestro de maestros, dominará a los pueblos y naciones por medio de un nuevo Orden Mundial, quitando, en lo religioso, toda esencia, y dejará a las almas vacías alejándolos de Mi Real y Eucarística Presencia. La mayor prueba para Mi Remanente Fiel habrá llegado.

Nada ni nadie podrá escapar de su dominio.
No le miréis a los ojos, de ninguna forma.
Destruirá y aniquilará todos los sagrados dogmas.

¡Oh, clero Mío!, esta es Mi queja: Vosotros que custodiáis los Sagrados Misterios no os durmáis en la última hora. ¡Ah, Discípulo!, no des descanso a tu pluma y dile al clero, de Mi parte:

Esto dice el Señor:
“Mi Iglesia se sumirá en el sepulcro del silencio. Ese silencio oblativo y tomará almas víctimas dolientes y sufrientes de entre ellas.

Cuando la bandera del impostor se levante, ¡Oh, clero Mío!, abrid bien los ojos para que podáis guiar a Mi pueblo. El peso de Mi Cruz cae sobre vosotros y subís la cuesta del calvario para sufrir por vuestro Redentor.

¡Oh, clero Mío!, ¿Por qué calláis a Mis profetas amenazándolos y prohibiendo la misión? ¡Oh, clero Mío!, ¿Por qué negáis la Palabra a quien a vosotros he enviado?

La hora de la verdad ha llegado.

No descuidéis, pastores, Mi rebaño, porque Yo, el Señor, pediré cuentas a cada una de Mis fieles ovejitas.

Que satanás no os confunda clero Mío.
Permitid, pues, la libertad de Mis mensajeros, porque el frío de la noche oscura ya está entre vosotros y ahora flagelan de nuevo Mi Cuerpo Místico.
Clero Mío, Pastores amados, conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.

Tenéis la libertad plena, todos Mis hijos son libres de ir por donde quieran, buscando Mi gloria, dándole gloria a Mi Sagrado Corazón.
La batalla se está dando y en el momento más álgido de esta batalla os levantaréis victoriosos si habéis acogido Mis advertencias y mensajes y si os santificáis en el altar de Mi adoración.

Las ciudades, casi todas en el mundo, se han convertido en una copia fiel de La Gran Babilonia, La Gran Ramera, madre de todos los pecados como la Quintápolis, y fueron destruidas para siempre; así será el castigo y la ruina para las ciudades en el mundo que, están ahora siendo imagen y semejanza. Tanto pecado causa desdén. Sufro por Mi pueblo, ese pueblo inocente.

¡Oh, clero Mío!, Pastores de Mi grey, quebrantad la vara del inicuo y destruid el lazo opresor. Os envío un fuego nuevo para que ardáis según el fuego de Mi Corazón. Así habla el Cordero que ha vencido. Así os habla el que tiene el cetro en Su Mano.

No os inquietéis. No esperen más, Pastores, alerten a Mi pueblo y no lo mantengan en la ignorancia. Vosotros tenéis que ser ahora eco de los profetas. Os pido en este mensaje que no prohibáis nada a Mis mensajeros, pues Yo reclamaré a cada Pastor la vida de cada oveja que se pierda por no arrepentirse de sus pecados.

¿Por qué ustedes se han apoderado de las llaves del conocimiento, y por falsa prudencia mantienen a Mi Remanente Fiel en la ignorancia?

Ahora esto enviando Fuego Nuevo a la Tierra, dejaos arder en la Llama de Mi Corazón Sagrado.
Yo soy Jesús, Maestro y Pastor, tened paz.
SHALOM.