Mensaje de María Santísima recibido por ‘Discípulo’, durante la Santa Misa 8:00 AM—2 de marzo, 2017

Habla Dios Padre a la humanidad a través de ‘Discípulo’—Miércoles de Ceniza, 1 de marzo, 2017
4 marzo, 2017
Message from God the Father to all of humanity—received by ‘The Disciple’; 12:00 PM. February 28th, 2017
5 marzo, 2017

Mensaje de María Santísima recibido por ‘Discípulo’, durante la Santa Misa 8:00 AM—2 de marzo, 2017

Ay de Mis hijos, pobres pequeños Míos que caminan aquí allá con su mirada fija sin parpadear siquiera en ese “instrumento” del reino del mal que es el celular.

Parece que están hablando vivamente con un ser vivo, pero es la imagen, sólo la imagen, porque sin ese “instrumento” se sienten vacíos y solos, se tropiezan unos con otros. No escuchan nada ni a nadie porque traen tapados sus oídos, se ríen solos, hablan solos en un mundo irreal dominado por la tecnología.

Sus impulsos y voluntades están dominadas. Yo la Madre del Dios Trino, Único y Verdadero os advierte que a través de todos estos inventos de la tecnología os llegará la declaración universal del anticristo que los someterá uno a uno a sus deseos y caprichos.

Ah jóvenes, dejad os dice vuestra Madre, aunque sea sólo por un momento  estos inventos de la tecnología moderna e id al Sagrario, allí donde está vivo y operante Mi Amado Hijo Jesús. Él quiere hablar con vosotros queridos jóvenes.

Yo, como vuestra Madre percibo el peligro al que os estáis aproximando. Quieren controlar sus mentes y voluntades.

Ya muchos jóvenes ya no van a Misa, ya no rezan el Rosario, ya no leen la Biblia, se están alejando, os están alejando de la vida de gracia y os están arrastrando a toda clase de desmanes y pecados.

Mis jovencitas, pequeñas hijas Mías de Su Corazón, dejen las modas actuales por un lado, los piercings, tatuajes, no os vistáis provocativamente, conservad el pudor y la inocencia, alejaos de las conversaciones impuras y obscenas.

Mi Hijo Jesús está de pie ante el mundo y Sus Ángeles están dispuestos a ejecutar sus órdenes.

Jovencitos Míos no drogas, no sexo, no manipulación. Este es Mi llamado, os ama dulcemente la Madre de la Humanidad, María del Segundo Advenimiento.

Bendiciones jóvenes hermosos.