Mensaje de La Santísima Virgen María a todos los pueblos de la Tierra recibido por Discípulo – 4 de septiembre del 2015

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo recibido por Discípulo el 3 de septiembre del 2015
3 septiembre, 2015
Mensajes y visiones que recibió el Discípulo en la semana de oración y consagración del 7 al 13 de octubre de 2015
7 octubre, 2015

Mensaje de La Santísima Virgen María a todos los pueblos de la Tierra recibido por Discípulo – 4 de septiembre del 2015

Amados hijos: La primicia de todos en sus vidas debe ser un gran amor por Jesús, que cada uno tenga cuidado del testimonio que han de dar como católico y no ser motivo de escándalo para los que son débiles aun en la práctica de su Fe.

Con la Declaración Formal de Mi amado Hijo Jesús acerca del Quinto y último Dogma se dará la culminación de Mi Plan de Salvación. Después,oh humanidad, ya nada podré hacer para detener la Mano castigadora de vuestro Padre Celestial.

Yo soy vuestra Madre, abogada de todas las causas, después del tiempo de la Declaración del Dogma Último vendrá el Triunfo de los Sagrados Corazones.

Mis hijos, yo siento tristeza al ver vuestra preparación espiritual para tan significativo acontecimiento. Es tan poca o nula de parte de ustedes. Yo quiero una gran intensa jornada mundial de ayuno, oración y penitencia, comuniones santas, obras de misericordia, sacrificios y muchos Rosarios para que se manifieste en gran manera la fuerza espiritual de Mis hijos porque los acontecimientos que vendrán a continuación harán morir a muchos en la tristeza, el dolor, la escases y la muerte.

Todos hablan de cuidar la limpieza del planeta pero pocos hablan de limpiar sus almas de la impureza de los pecados de la lengua, la calumnia y la murmuración. Todos hablan de adecuar la doctrina de la Iglesia a estos tiempos modernos; pero pocos hablan de la necesidad de un cambio de actitudes y costumbres y que este cambio nazca y florezca desde el corazón,desde lo más profundo de cada ser. La Declaración del Dogma Final, cumplirá la promesa hecha en Portugal (Fátima).

Oh Amados obispos y sacerdotes, os ruego cariñosamente, en el nombre de Mi Santísimo Hijo y para bien de todos los pueblos, no objetar nada para que se cumpla Mi deseo, proclamad desde los altares sin miedo y sin respetos humanos que esta Declaración hará estremecer a los infiernos y satanás será humillado en gran manera. Obtendré así la liberación de las almas oprimidas y atadas por los sutiles lazos de la infidelidad.

No tengáis miedo en llamarme Corredentora, Medianera y Abogada hijos amados, fieles a Mi Iglesia remanente.

Tenéis que luchar mucho, para que esta jornada mundial se lleve a cabo en la fecha prescrita.
Con ello se curarán muchos enfermos en los hospitales y se reconciliarán muchos esposos. Los que están extraviados regresarán a casa, la fe y la esperanza se fortalecerá, una inimaginable cantidad de bendiciones vendrá sobre vuestros jóvenes y niños. Los pecadores volverán a pensar en el valor de La Cruz y por la Sangre Preciosa de Mi Hijo Jesús serán sanados. El yugo de la oración ancestral se romperá y los pobres se llenarán de alegría porque este regalo del Cielo vale más que todo el oro y los brillantes de la Tierra.

Amados pequeños Míos, piensen en cada una de estas palabras. ¿No son motivo de alegría? Digan a todos que vuestro Padre Celestial está gozoso de escuchar vuestros ruegos y súplicas.