MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A LA HUMANIDAD recibido por “El Discípulo”—27 de junio del 2016

Mensaje de nuestro Señor Jesucristo 24 de junio del 2016
24 junio, 2016
Mensaje de Dios Padre a la humanidad dado a ‘Discípulo’ el 30 de julio de 2016
30 julio, 2016

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA A LA HUMANIDAD recibido por “El Discípulo”—27 de junio del 2016

Festividad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Mis amados hijos la situación en el mundo es gravísima. Dentro de la reinante confusión manteneos firmes en la Gracia de Dios, viviendo en total abandono a Su Santísima Voluntad.

La noche oscura y amarga de la traición ha llegado a Mi Iglesia porque muchos de Mis hijos, consagrados, han torcido el camino de la verdad, conduciendo a Mis hijos al error, a la duda, a la desconfianza, hasta la apostasía.

Cuando cada uno de Mis hijos muy amados pueda ver la realidad que os rodea, entonces sacarán a muchas almas de la ignorancia.

Se ha perdido el sentido de pecado en la conciencia de muchos, por eso vuestro Padre apresura el tiempo del Aviso, para que la humanidad reciba pronto auxilio.

Urge reparar los Agonizantes y Sufrientes Corazones. Debéis estar preparados y dentro, siempre, del refugio seguro de Mi Corazón, para la terrible y difícil prueba que vivirá la Iglesia de Mi Amado Hijo, vuestro Señor Jesucristo, en breve.

Entregarán los enemigos de la Iglesia al poder religioso los mismos depósitos sagrados de vuestra fe para trastocarlos y manipularlos a su antojo. Entonces, satanás, tomará de los gobernantes de las naciones para establecer el nuevo Orden Mundial que traerá consigo grandes y graves acontecimientos en contra del sano y auténtico Magisterio.

Mis amados hijos ahora no podéis quedaros con los brazos cruzados, ante la imposición de los errores que serán llevados en alto por todo el mundo, es por eso lo urgente de Mis llamados.
Convocad al Ejército del Cielo para combatir las fuerzas malignas.

¡Oh Mis amados hijos!, Mi Iglesia, de la cual soy Madre y Maestra, está herida.
Quiero, ahora, con la fuerza del Espíritu Santo transformar día a día el corazón de Mis hijos en todo el mundo.

¡Oh!, estad atentos, pues un regalo entregará Dios al mundo por medio de Mi Corazón Inmaculado.
¡Oh, sí!, un gran y hermoso regalo: La brisa del Segundo Pentecostés.

El Amor Divino e incondicional para todos Mis amados hijos que abren su corazón a la vida de gracia.

También es hora de que os concentréis en los Lugares de Luz, donde vivirán Mis hijos en el amor de los Sagrados Corazones Unidos.

En virtud que el tiempo se os está acortando debéis trabajar con gran tesón y fe. Vuestra Madre se alegra sobre manera cuando dais los pasos apresurados para servir en una comunidad.

Congregaos ya, en los Lugares de Refugio. Vivid en Mi Gracia y Amor, sólo así podré ayudaros en todas vuestras necesidades.

Leed continuamente Mis Mensajes, ahí está todo.

La guerra está por iniciar: Haced acopio de todo lo que he pedido. Sed sinceros, no desconfíen unos de los otros. Ámense y respétense mutuamente. Con Mi Amor de Madre venceréis todas las dificultades que se presenten. Yo soy vuestra Madre y estoy siempre a vuestro lado.