El Papa Emérito Benedicto reitera la petición a los sacerdotes que ‘miren hacia el Oriente’ durante la Misa

Diálogo de Nuestro Señor Jesucristo con ‘Discípulo’—3 de noviembre, 2016
3 noviembre, 2016
Cuatro cardenales hacen pública su petición al Papa de aclaraciones sobre Amoris Laetitia
14 noviembre, 2016

El Papa Emérito Benedicto reitera la petición a los sacerdotes que ‘miren hacia el Oriente’ durante la Misa

LifeSiteNews.com reportó el 24 de octubre, 2016:

Por Jan Bentz

El Papa Benedicto XVI endorsó la reorientación del sacerdote hacia el Este en la Misa como instrumento ecuménico, diciendo: «En la orientación hacia el Este en la liturgia, vemos que los cristianos, junto con el Señor, queremos progresar hacia la salvación de la creación en su totalidad.»

Estas fueron las palabras en un carta de reflexión  publicado por L’Osservatore Romano el 12 de octubre como un tributo al Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, por motivo del 25o aniversario de su elección.

La carta es parte de un nuevo libro, con el prefacio por el Papa Francisco, llamado: «Bartolomé: Apóstol y Visionario, 25 años de guiar el Oriente Cristiano.»

El Papa Emérito Benedicto pasó a explicar el significado solar de la orientación del sacerdote durante la liturgia: «Cristo, el Señor crucificado y resucitado, es al mismo tiempo el ‘Sol’ que ilumina al mundo. La fe siempre es dirigida hacia la totalidad de la creación. Por lo tanto, el Patriarca Bartolomé lleva a plenitud un aspecto esencial de su misión sacerdotal precisamente con su compromiso con la creación.»

pb_013Con estas palabras, él efectivamente subraya el potencial elemento unificante de las tradiciones litúrgicas del Oriente y Occidente fueron la orientación hacia el Este universalizado en el rito Latino. La orientación también sirve un propósito simbólico, como él explica: «Un pastor del rebaño de Jesús nunca se orienta meramente al círculo de sus propios fieles. La comunidad de la Iglesia es universal también en el sentido que ello incluye toda la realidad.» El dar la cara hacia el sol naciente es fundamentalmente voltearse hacia todo el mundo, no sólo hacia un círculo cerrado: «Es hacía el camino de la redención de toda la creación.»

Este tipo de discurso no es nuevo en la teología de la liturgia de Benedicto XVI.

En 1996, Joseph Ratzinger le dijo a los católicos alemanes: «¿Es verdaderamente tan importante ver al sacerdote a la cara o no es verdaderamente sanador pensar que él es también otro cristiano como todos los demás y que él se voltea con todos hacia Dios y decir con cada uno ‘El Padre Nuestro’?»

En el prefacio para el libro de Fr. Michael Uwe Lang, Conversi ad Dominum (Edición en inglés: Volteando hacia el Señor), el entonces Cardenal Ratzinger escribió: «En la Iglesia primitiva era común que el obispo o el sacerdote llamaba a sus fieles: ‘Conversi Ad Dominum’ – volteen hacia el Señor – después de la homilía. Eso significaba antes que nada voltear hacia el oriente – en la dirección del sol naciente.»

Él agrega la plegaria: «Conversi Ad Dominum – una y otra vez debemos salirnos de nosotros mimos, fuera de las directrices que nos mal guían las cuales a menudo tratamos con nuestros pensamientos y acciones. Una y otra vez debemos voltearnos hacía Él, quien es el camino, la verdad y la vida.»

Y aún todavía en el 2000 en su El Espíritu de la Liturgia, él repite: «El que voltee el sacerdote hacia el pueblo ha volteado a la comunidad en un circo que se cierra en sí mismo. En su forma exterior, ya no se abre hacía lo que viene adelante y arriba sino que se pone un candado en sí mismo. El común voltear hacia el Este no era una «celebración hacia el muro.» no significaba que el sacerdote ‘tenía su espalda hacia el pueblo.’ El sacerdote mismo no era tenido como tan importante. Así como la congregación en la sinagoga miraba hacia Jerusalén, así en la Liturgia Cristiana la congregación miraban juntos ‘hacia el Señor.’»

benedict-bench-park_webEstas palabras sobre la intención de la orientación de la liturgia son particularmente impactantes cuando vistas en conexión con el Petición reciente para los sacerdotes por el Cardenal Robert Sarah, la más alta autoridad en asuntos litúrgicos en la Iglesia, el voltearse hacia el Oriente durante las celebraciones litúrgicas.

La profunda carta de Benedicto a Bartolomé cierra con estas amables palabras: «Siente que es particularmente oportuno que, después de mi dimisión, el patriarca ha permanecido más cerca que nunca conmigo personalmente y que incluso me ha visitado en mi pequeño claustro. En muchos lugares en mi departamento puede encontrarse artículos memorables de él. Estos artículos no son solamente signos entrañables de nuestra amistad personal, sino también signos fijos hacia la unidad entre Constantinopla y Roma, signos de esperanza de que nos dirigimos hacia la unidad.»

Fuente: LifeSiteNews.com