Guardaos de la corrupción de este mundo
7 agosto, 2016
Mensaje de la Santísima Virgen María a la humanidad recibido durante la Santa Misa—12 de septiembre 2016
12 septiembre, 2016

Bajo la mirada del Padre

 

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo
Recibido por “El Discípulo” el 25 de agosto de 2016

Amada Humanidad os habla vuestro Padre

…escuchad…

He observado detenidamente las acciones de los hombres en la Tierra que por amor he creado.

He sometido toda la creación y todas las cosas a Mi amado Hijo a Él le he otorgado todo poder sobre la Creación y sobre todos Mis hijos. El Cordero Inmaculado cuya Sangre redimió de una vez y para siempre la creación entera.
Yo Soy un Padre Creador y amo la vida.

Mía es la naturaleza, los astros, los mares, desde siempre existo y para siempre soy Dios.
Antes de Mí y después de Mí no existe para el mundo ninguna forma de salvación eterna sino es por la Sangre Preciosísima de Mi Hijo amado Jesús.

Más, sin embargo, Mi Justicia está sobre el mundo, pues Yo Soy Justo y Santo.
Tendré misericordia de todo aquel hijo Mío que vuelva a Mí, arrepentido de sus culpas, implorando Mi Perdón, Mi gracia y Mi Paz.
Espero a todos para abrazarlos y llenarlos de Mi amor, antes de que llegue el Día Grande de la Emancipación, de la Restauración mediante la Purificación.

¿Qué mensaje podría hoy transmitirle al mundo sino un nuevo llamado a la reconciliación?

A pesar de que Yo Soy El que Soy tiene dominios sobre toda la creación siempre respetaré el libre albedrío de la criatura humana. Quiero su voluntad y su conciencia, su alma solo para Mí, por eso soy un Dios celoso, no solo de Mi Gloria sino por Mi criatura débil, frágil que es el hombre.

Gran importancia tiene para Mí el corazón del hombre el cual al ver, incluso, Mis Maravillas y prodigios cierra su corazón a Mí, optando por la vida de pecado, donde se engendra la muerte y la soledad.

Pobres hijos Míos que levantan su mano contra Mí, culpándome de sus desgracias y sus desdichas.
Si estudiaran detenidamente la vida de mi siervo Job se darían cuenta, iluminados por Mi Luz, que Yo doy libertad y nunca jamás sujeto a nadie a Mí si no es con su pleno conocimiento y consentimiento.

Por eso, ¡Oh amada humanidad!, vengan, vengan a Mí, vivid ya abandonados a Mi Voluntad, a Mi Providencia Divina.
Yo Soy un Padre protector, pero también exijo de Mis hijos la entrega total que no pondera nada.
Haré volcar los tesoros de los Cielos sobre vosotros, hijos Míos, y tendré compasión del que me invoca, le daré la vida nueva y el conocimiento de las cosas futuras.

Mirad que Mi Justicia viene pronto, veloz como un rayo, rápido como una centella.
En un abrir y cerrar de ojos verá la humanidad la mirada justa y pura de Mi amado Cordero.

¡Oh amadas naciones! escuchad, meditad Mi Palabra y no erréis el camino.
No digan más “Dios no existe”, sí que existo.
No digan más “Dios nos ha abandonado”, Yo nunca abandono al que es justo y bueno.
Al que guarda Mi Ley constantemente le envío el fuego y el rocío de Mi aliento sobre la faz de la Tierra pero, ¡Oh criaturas Mías!, no busquéis la felicidad por los caminos del error, la idolatría y la oscuridad.

Dejadme entrar en vuestras vidas, en lo más profundo de vuestros corazones y no impidáis que se manifieste la Gloria de Mi Nombre.
No despreciéis la Sangre que en la Cruz fue derramada.

Clamad ahora a la Sangre Preciosísima de Mi Hijo amado Jesucristo para que podáis ser protegidos de las fuerzas del mal.

Os otorgo Mi Bendición a todos los que leéis este mensaje.
Yo Soy El que Soy He hablado.
Mi Misericordia y Mi Paz sean con vosotros.